Páginas

domingo, 22 de junio de 2014

Los Imprescindibles de ... Capítulo I





Los Imprescindibles de...

B A R C E L O N A

Buenas!, cuanto tiempo si andar por aquí. Como ha pasado mucho tiempo estoy preparando nuevos temas sobre los que hablar y para hacer tiempo he decidido escribir una seria de posts sobre otro tema totalmente diferente, una especie de mini guía de lugares en los que he estado, no serán muchos pero espero que os gusten.

Para comenzar lo haré con una ciudad que me tiene ganado, y si, reconozco que hay otros lugares bonitos en España pero para mi es posiblemente lo más bonito que tenemos en este país, como habréis podido ver en la imagen de cabecera, se trata de Barcelona.

Esta bella ciudad, capital del modernismo, ciudad condal, puerta de España a Europa y un montón más de denominaciones que se le da, acumula en sus poco más de 98 kilómetros cuadrados una amplía variedad de atractivos para todos los gustos y aunque será complicado intentaré resumirme, porque si me enrollo con Barcelona no soy objetivo y puede ser algo infumable.

1 Gaudí

Y es que no se puede entender el uno sin el otro, es una relación unívoca que existe entre la ciudad y el máximo exponente del arte moderno como fue Antoni Gaudí. Toda la ciudad se encuentra salpicada de obras maestras de este artista que falleció 3 días después de ser atropellado por un tranvía en la Gran Vía de les Corts cuando su obra maestra, La Sagrada Familia, se encontraba en la fase embrional de su construcción. Precisamente, entre las obras de Gaudi esta es la más destacada, su obra maestra e inconclusa. Este Templo Expiatorio, denominación que se le otorga, acumula ya 132 años de construcción es posiblemente el más espectacular, reconozco que la primera vez que la vi fue saliendo de la boca de metro me impresionó, ya que se ve aparecer poco a poco hasta que se observa en su plenitud, es la mítica imagen que te invita a levantar la cabeza y estirar el cuello para verla.


Tras el paso por la sagrada familia, nadie puede dejar escapar un paseo por el modernismo del Passeig de Gracia. No hace falta caminar mucho desde la Plaça Catalunya, punto neurálgico de la ciudad, siempre lleno de bullicio, para encontrar en la margen izquierda del Pase la imponente Casa Batllo, llama especialmente la atención, como no, por la curvatura de sus líneas, la belleza de la cerámica de su fachada y la chimenea que corona la edificación.


Pocos números más arriba del Paseo de Gracia, en la intersección con el Carrer de Provença, encontramos la Casa Milá, también conocida como La Pedrera, destaca como la obra maestra del modernismo por sus muros ondulados, sus balcones con vistas incomparables del Paseo de Gracia por un lado y del Eixample por el otro. Destacan también las impresionantes chimeneas de su azotea, que culminan la edificación que evoca una sierra nevada.


Para finalizar con los imprescindibles de Gaudí, como no, nos falta por mencionar el Parque Güell. Esta ciudad jardín construida en una superficie de 20 hectáreas, representa el emblema cúlmen del trecandís, técnica que Gaudí llevó a su máximo exponente y que consiste en construir mosaicos a partir de fragmentos de formas y tamaños irregulares de cerámica y vidrio y que en el Parc Güell suponen uno de sus grandes atractivos, convirtiéndolo en uno de los lugares más conocidos y queridos por los visitantes y oriundos de la ciudad.




Aunque sea menos popular y por tanto menos conocida, a mi me parece de una gran belleza otra obra de Gaudí. tal vez no demasiado reconocida pero digna de visitar, que además se encuentra en el Parque de la Cuitadella, se tata de la fuente que existe en este parque, opinad vosotros mismos.





2. Las Ramblas y su entorno

Desde el Maremagnum hasta la Plaça Catalunya, ese es su recorrido. Este vial con su pavimento característico en forma de olas, es posiblemente la más conocida de Barcelona, ubicada entre los barrios de El Raval y Gótico, se encuentra salpicada de multitud de elementos dignos de conocer. Como su nombre indica, "Las Ramblas", es plural, lo cual indica que son varias. Comienza desde el Maremagnum, un centro comercial en pleno Port Vell, con la Rambla del Mar, una pasarela de madera construida para los juegos olímpicos de Barcelona 92 que revolucionaron la ciudad con puente movil que varias veces al día se abre para facilitar el paso de embarcaciones. Tras ella encontramos el monumento a Colón, una esfigie del almirante Cristobal Colón, como siempre señalando a América. 


Atravesando el Paseo de Colón y, aunque no se vea por su discurrir subterráneo, la ronda litoral, llegamos a la Rambla de Santa Mónica donde destacan las Dassanes Reials de Barcelona, antiguos astilleros de la ciudad reconvertidos en Museo Naval. 


Seguimos ascendiendo por esta bulliciosa y tumultuosa calle pasando por la Rambla dels Caputxins donde en su margen derecha encontramos la Plaça Reial y, especialmente importante, en la margen izquierda emerge espectacular el Gran Teatre del Liceu, incendiado  en 1994 por lo que quedo prácticamente destruido fue reconstruido en solamente un año y es la sede cultural más emblemática de la ciudad. 


La Rambla de los Capuchinos finaliza en el Carrer de Ferran dando paso a la Rambla de Sant Josep, también  denominada Rambla de las Flores, debido a los característicos puestos de venta de flores que flanquean el paso de los peatones, sirviendo de medio de paso entre una y otra el conocido mosaico de Miró, que convirtió algo que iba a ser arte efímero en algo que a perdurado en los años. A los pocos metros aparece uno de los pocos exponentes de construcciones a base de barras metálicas y remaches que existen en el mundo. Se trata del Mercat de Sant Josep, aunque todo el mundo lo conoce como La Boquería, un mercado repleto de puestos cuyos productos están estratégicamente colocados para llamar la atención del viandante, la verdad que todo tiene una pinta increíble y entra por la vista. Acercándonos cada vez más a la Plaza Cataluña, llegamos a la Rambla de los Estudios, donde antiguamente se encontraba Estudio General de Barcelona. 



Finalmente, en el último tramo de Las Ramblas está el más conocido por los futboleros, la Rambla de Canaletas, donde se encuentra la fuente de Canaletas, sede de las celebraciones de los éxitos de la afición del Fútbol Club Barcelona. Por cierto, dicen que si quieres volver a la ciudad debes beber de la fuente ubicada en esta rambla.




3 Plazas.

Son muchas las plazas que se encuentran por toda la ciudad, todas ellas con su encanto y como el resto de la ciudad, llenas de gente. Comenzamos nuestro recorrido desde Las Ramblas, caminando por el Carrer de Ferran llegaremos a la céntrica Plaça de Sant Jaume, donde se encuentran enfrentados el Ajuntament y el Palau de la Generalitat. Muy cerca de esta plaza, recorriendo el barroco Carrer del Bisbe llegamos a la Plaça Nova donde emerge imponente la Catedral de Barcelona. Muy cerca, aunque no en la misma plaza, al otro lado de la Gran Vía Laietana podremos encontrar el Mercat de Santa Caterina, con su espectacular cubierta que evoca un mar de colores mezclados. 


Archivo:00mer.jpg

Volviendo de nuevo a las Ramblas, a través de la maraña de bonitas calles del Barrio Gótico donde podemos encontrar la Iglesia de Santa María del Pi, encontraremos la Plaça Reial, que hemos nombrado con anterioridad. Esta plaza, se encumbra como un pequeño reducto de tranquilidad dentro del bullicio de la urbe, destacan sus soportales y las farolas gaudinianas. 


Al final de las Ramblas, encontramos la Plaza Cataluña, centro de la ciudad y repleta de movimiento a cualquier hora. En esta plaza podemos encontrar multitud de obras de arte tanto a nivel de la calle como en el subsuelo.


Separándonos un poco del centro de la ciudad, llegamos a la Plaça de Espanya, importante nudo de comunicación de la ciudad, destaca por la enorme fuente que se puede ver en el centro de la misma plaza y, especialmente, por el increible telón de fondo que se puede ver, constituido por el Museo Nacional de Arte Contemporáneo, la espectacular Fuente Mágica de Mágica de Montjuic y las torres venecianas que flanquean ambos lados de la plaza.




Por último, sin desmerecer a otras plazas que hay diseminadas por la ciudad, mencionar la Plaza de les Glories Catalanes, donde como elemento más representativo figura el que a pasado a ser uno de los nuevos máximos emblemas de la ciudad, se trata de la Torre Agbar, espectacular especialmente durante la noche.


4. Miradores naturales

La ciudad de Barcelona se encuentra delimitada fundamentalmente por el Mar Mediterraneo, pero no es su única frontera natural. Por otro lado tenemos la Montaña de Montjuic, culminada por su magestuoso castillo con constituye un inmejorable mirador 360º donde se puede observar desde el Aeropuerto del Prat, pasando por la Zona Franca, el Puerto con su incesante actividad y toda la ciudad. Para llegar a aquí se puede vivir una bonita experiencia utilizando el teleférico que parte de la Torre de San Sebastián en el puerto de la ciudad, las vistas espectaculares están garantizadas.



Por otro lado tenemos el pulmón de la ciudad, la sierra de la Collserola donde destaca el Tibidabo, culminado también por la Basílica del Sagrado Corazón, además de un parque de atracciones. Desde esta cima se tienen unas espectaculares vistas de toda la ciudad condal.



5. Otros 

Finalmente, para no extenderme más aún, indicar otros de los muchos atractivos que tiene la ciudad. Destacar la Playa de la Barceloneta, una de las playas urbanas más conocidas del país, la multitud de museos esparcidos por toda la ciudad (museo del chocolate, donde te dan una entrada comestible, el Palau de la Musica Catalana, con su espectacular fachada, el Museo del Pueblo Español con una edificación de cada comunidad autónoma, etc etc, etc), los grandes representantes de arquitectura urbana como son las torres del Hotel Arts y la torre Mapfre en lo que fue la villa olímpica de los juegos olímpicos del 92, las torres de la antigua central térmica del Besos, uno de los emblemas de la ciudad y que hace años nadie quería y ahora nadie quiere destruir, el Parque Zoológico, el Acuario, el Arco del Triunfo o viajar en el Tranvía Azul, son algunos de los muchos otros que se me quedan en el tintero.




Cosmopolita y tranquila, clásica y modernista y multicultural, porque todo se puede encontrar en esta gran ciudad y la tenemos más cerca de lo que pensamos, a menos de hora y media desde cualquier parte de España.

Bueno ya no voy a continuar, que me enrollo mucho, y tampoco quiero cansar. Espero que os guste y si no habéis ido nunca, creedme, merece la pena perderse por las calles de esta ciudad, y ya se que yo no soy objetivo, pero todo el mundo que va termina diciendo lo mismo. Pronto volveré con otros lugares.





6 comentarios:

  1. La verdad es que tengo que reconocer que es una ciudad preciosa, con muchas cosas que ver y con playaaaa, jajaja.
    Pero sigo prefiriendo mi querida Madrid, jajajaja.

    Un besín

    ResponderEliminar
  2. La payasa de Nerea siempre por el medio, que afán de protagonismo!!!! hahaha.
    Me gusta este post y me va a venir genial cuando vaya a Barcelona (esperemos que sea pronto). Ya tengo ganas de ver el resto.
    Un besiiiiin.

    ResponderEliminar
  3. Pues...nunca he ido a barcelona, pero si voy alguna vez, ya se donde tengo que ir ^^
    Un besoooooo

    ResponderEliminar
  4. Me encanta las fotos. Me gusta mucho Bna aunque hace muchos años que no voy. He ido varias veces y aún me queda mucho que ver... Mi suegra es de Bna jejeje. Besicos

    ResponderEliminar
  5. Cuando estuve (hace 3 años) me encantó, y me quedé con ganas de más, así que está entre mis próximos viajes pendientes

    ResponderEliminar