Páginas

miércoles, 20 de mayo de 2015

No solo pasa en España...



Donde hace más de dos años debían estar circulando aeronaves y pasajeros en el frenético movimiento de una gran infraestructura de una gran ciudad, a día de hoy no hay nada, nada más que la infraestructura, pero sin contenido. Se trata del Aeropuerto de Berlín-Brandemburgo bautizado como Willy Brandt, en honor al canciller de Alemania Occidental entre finales de los años 60 y principios de los 90. Tal es el despropósito de esta mole que han solicitado que se le cambie el nombre para que la imagen del canciller no se asocie a tamaño fiasco.

Esta gran construcción les está sacando los colores a las máximas autoridades alemanas defensoras de la austeridad y del ahorro... para los demás, pues a ellos no les importa que el buque insignia de sus infraestructuras aeroportuarias, cuyo presupuesto inicial era de 2000 millones de euros, ya se estima que su coste final será de 8000 millones, ríete tu de los 200 millones que ha costado el Aeropuerto de Castellón, pecata minuta!! a este paso el aeropuerto castellonense tendrá aviones antes que el de Berlín.

Operarios trabajando en el interior de la terminal principal del aeropuerto / Getty

Este aeropuerto estaba llamado a sustituir a las dos instalaciones ya existentes dentro de la propia ciudad y por ello impedidos para su crecimiento, el de Teggel y el de Schönefeld, pero con el retraso acumulado de ya más de dos años, según sus responsables, ya se ha quedado pequeño antes de ser inaugurado.

¿Las razones de este retraso en su apertura? pues bién, la versión oficial dice que este retraso es debido a unas graves deficiencias en el sistema contra incendios que evitaron que obtuviera la licencia en la revisión del ente que gestiona los aeropuertos alemanes. Otras fuentes cifran el número de deficiencias en la "pequeña" cantidad de ¡¡¡66.000!!!! entre los que se pueden mencionar algunos tan triviales como errores en el cableado o errores en la numeración de los distintos habitáculos del recinto, vamos, de traca!. Tal es la cantidad de errores constructivos que la respuesta de un técnico de la obra al ser preguntado por su opinión sobre la misma contestó que tal vez sería mejor tirarlo todo y volver a construirlo desde cero.

Terminal principal del Aeropuerto de Berlín-Brandeburgo, todavía en construcción / Getty

Por si su sobrecoste no fuera poco, al mes los alemanes pagan la friolera de 35 millones de euros por su mantenimiento, durante la obra, han ido saliendo a la luz diversos casos de despilfarro, derroche y corrupción.

Para que luego hablen de los españoles, que otra cosa tal vez no pero construyendo aeropuertos somos unos hachas, vale, si olvidamos la paqueñez de que muchos de ellos carecen de aviones, pero construidos y abiertos están todos, algo que los alemanes no pueden afirmar.




1 comentario: